Sergia Lazarovich aún no logra cobrar la jubilación

0
381

Se trata del hombre que cambió su identidad de género para acceder antes al beneficio.

Sergia Lazarovich saltó a la fama luego de que el año pasado estallara un escándalo cuando se conoció que se había cambiado de género, supuestamente, para acceder antes a la jubilación.

Si bien el caso se conoció en marzo, a mediados de mayo de 2018 presentó los papeles ante la Anses para iniciar los trámites de jubilación.

En tanto, El Tribuno pudo conocer que Lazarovich aún no pudo cobrar su jubilación.

“El trámite comenzó acá, pero ahora está en el área de trámites centralizados de la Anses, pero en Buenos Aires”, le dijo a este diario Laura Cartuccia, quien es la titular de la UDAI Norte de la Anses en Salta. La funcionaria señaló que acá no tienen información de qué se estaría retrasando el cobro de la jubilación.

Una vez que el trámite ingresó a la sede salteña de la Anses fue revisado. Y ahora -según se supo- continúa siguiendo el derrotero en las oficinas en Buenos Aires, a la espera del obtener el visto bueno.

El caso

El caso se dio a conocer el martes 20 de marzo del año pasado en un programa radial que conduce Eduardo Feinmann por La Red. El periodista leyó -en ese momento- un tuit de un usuario que se refería a la revolución que generó el caso entre los trabajadores de AFIP, donde Lazarovich presta servicio.

“Estupor, incredulidad y sinrazón porque un compañero de laburo se cambió el DNI a sexo femenino, cuando es bien sabido que es masculino, es bien masculino y tiene pareja”, expresaba el mensaje.

Luego de esto explotó una bomba que abrió interrogantes sobre el sistema previsional argentino, y también sobre una -posible- utilización de la ley de género. Ante los rumores de que Sergio había pasado a ser Sergia solo para jubilarse antes, porque con su nueva identidad y habiendo cumplido 60 en enero ya podía retirarse.

En ese momento, El Tribuno buscó a esta persona, con la que logró dialogar.

Su postura

“Me cambié de género porque tengo una convicción. Lo hice porque estoy convencido, las motivaciones son mías y no tengo que explicarle nada a nadie”, le había asegurado Lazarovich a este diario. En ese momento también aseguró que no había presentado ningún trámite en la Anses.

Sin embargo, consultado sobre la polémica generada, fue contundente: “Esto no habría sido un problema para nadie si todos se jubilarían a los 65 años”.

Cambios

En su momento, el caso Sergia abrió una polémica respecto de la edad jubilatoria y los huecos que tiene el sistema, que podrían ser aprovechados por la gente.

Además, se puso el ojo sobre la ley de género. Es que desde 2012, una persona mayor de 18 años tiene el derecho de ir al Registro Civil y cambiar la identidad de género, sin “acreditar intervención quirúrgica por reasignación genital total o parcial ni terapias hormonales u otro tratamiento psicológico o médico”, tal cual lo garantiza la Ley 26.743.

Para el abogado laboralista Walter Neil Bhler esta ley es “demasiado flexible”. Sostiene que debería haber un principio de prueba para asignar un nuevo género. Por su parte, la abogada Julia Toyos señaló que había un vacío legal y entiende que el Estado, al permitir el cambio de género, posibilita que el hombre pueda tener el beneficio jubilatorio cinco años antes.

Lazarovich trabajaba en la sede de la AFIP, donde se paga uno de los mejores sueldos. Además se desempeñaba como docente universitario. Poco se supo después sobre la presentación que realizó ante la sede de la Anses.