Renunció Yarade: “Hay mucha mala, mucha gente sucia…”

0
242

La denuncia sobre el insistente vuelo de un aparato drone sobre su vivienda e incluso merodeando las habitaciones de sus hijas, fue preludio de la renuncia a su cargo de jefe de Gabinete de la provincia, del contador Fernando Yarade. El gobernador Urtubey interpretó la dimisión su amigo en el hecho de que si es candidato no puede hacer campaña, y se desentendió del caso del drone.

En plena conferencia de prensa en la que habló sobre proyectos para fomentar la inversión minera y fomentar trabajo local, y luego de desgranar una serie de hechos y proyectos, sorprendió cuando empezó a agradecer por el apoyo recibido: “este es mi último día de trabajo, yo renuncio a partir de hoy, hay mucha gente buena, mucha gente mala, mucha gente sucia; este es mi último día de trabajo. A partir de mañana me van a ver en la actividad privada. Muchas gracias”, llegó a expresar Yarade al borde de las lágrimas, se levantó y se retiró aún cuando los aplausos no habían terminado, evitando hablar con los medios. Urtubey, por otra parte, dijo que hoy se conocerá el nombre del reemplazante, e interpretó la dimisión de su amigo como un hecho normal para hacer campaña, y cuando le consultaron sobre la denuncia de amenaza a su familia, dijo desconocerlo. “Preguntenlé a él, yo desconozco eso”, afirmó.

Mas temprano en la mañana de hoy martes,  Yarade había sorprendido con una publicación en  en su cuenta de Facebook denunciando que su familia, específicamente sus hijas habían sufrido el amedrentamiento de un sospechoso aparato drone que sobrevoló su hogar y hasta muy cerca de las habitaciones de sus nenas.

Yarade lo contó así:

“Ayer a la noche, mientras mi mujer y yo trabajábamos un dron sobrevoló mi casa. Estuvo varios minutos encima del patio, después apuntaron a las habitaciones. Lo detuvieron un rato largo sobre casa. Cuando llegué, pregunté a mis vecinos si el dron era de alguno. No lo era. Mis dos pequeñas hijas estaban en casa con un mayor a cargo. Por supuesto se asustaron.

Desde que volví a la función pública sufrí algún que otro ataque. Le resté importancia. Pero no voy a tolerar que se metan con mis hijas ni con mi familia. Es lo más sagrado y lo que más amo en el mundo. Quiero profundamente a nuestra Provincia y como en el 2001 estoy nuevamente ayudando para salir adelante. No voy a aflojar”.