Para generar una Salta más justa debemos crear una Salta más sana

0
512

La buena salud no puede significar solo atención médica, sino que debe significar el que todos tengan acceso a servicios de salud de calidad, reingenieria constante en redes de atención primaria de la salud, de calidad y resolutiva, corredores que solucionen rapidamente las emergencias de vida, invertir en la atención especializada de corta estadia, prestar atencion en los cuidados de transición, a la Tercera Edad, adicciones, salud mental, y mejorar definitivamente la cobertura universal de medicamentos ambulatorios.

Como medicos que transitamos o hemos pasado alguna vez por la politica, sabemos, por que hemos tenido cercania con las necesidades o inquietudes de los mas necesitados, y por ello deberiamos estar completamente comprometidos y pensando en, con y por ellos, sin que nos distraigan las posiciones de poder, o desde donde surgen los conflictos de intereses sectoriales y mucho menos en alguna posturas partidaria que nos aleje del dolor del ciudadano que nos necesita, estamos comprometidos por nuestra profesion y por nuestra formacion a superar los distintos diagnósticos y dar paso inmediato a la acción y concreción.

Es fundamental colocar la salud en todas las políticas, en todos los proyectos, como base de la Justicia Social, con acciones inmediatas que disminuyan progresivamente los niveles de desventaja de una gran porcion de la sociedad, teniendo siempre presente que la falta de equidad repercute en la salud toda la vida.

Ya hemos visto como las distintas acciones en materia de politica de salud, promovieron una desigualdad jerarquizando a quienes tienen mejor capacidad adquisitiva, y postergando a los que no tienen “cobertura formal”, asi es que para generar una Salta más justa debemos crear una Salta más sana, incorporando nuevamente la idea de justicia social, que destierre los sistemas de maximas ganancias, en donde vemos los hoteles de lujo que dan servicios de salud, farmacia en cada esquina, médico a domicilio, implantes importados, medicamentos por marca, creando despilfarro y demagogia social.

Es necesario y evidente que se adeuda a la sociedad salteña un sistema de salud que no sea como que solo proporciona intervenciones de ultima generacion sino también que promueva un conjunto de bienes sociales que contribuyan al bienestar general, acabando con el hambre, proporcionando servicios de agua potable, cloacas, eliminación de basura y calidad de vivienda, protección del medio ambiente y garantizando igualdad de género.

Por eso lo sinérgico es abrir calles y urbanizar las villas, crear espacio público de calidad en zonas marginales, mejorar viviendas existentes, densificar y llevar agua potable y cloacas allí donde no existen, sanear los arroyos y las cuencas contaminadas, invertir seriamente en los trenes y el transporte público metropolitano.

La provincia, la ciudad, los ciudadanos, la política sanitaria exige medicos con menos protagonismo mediatico y mas accion; conjunción de voluntad política y capacidad que permita integrar recursos y generar acuerdos que sobrevivan más de una administración. Ya que el camino a una mejor cobertura no puede cambiarse cada 4 u 8 años o cada vez que se cambia un Ministro de Salud, y que tome el desafío de liderar un cambio desde el sector, y disminuir progresivamente desigualdades, elaborando un plan de gestión consensuado, asumiendo la mision de disminuir drasticamente y de manera indiscutible los indicadores que muestran una indigna inequidad en la salud de los salteños.