Leavy, Elia Fernández y Wayar competirán por la Senaduría: Javier David amagó hasta el final

0
320

“No se baja porque nunca presentó la candidatura”, fue la respuesta del entorno del actual diputado.

Amagues, escondidas, golpes bajos y zancadillas. Hubo de todo en el cierre de listas del frente de Todos salteño. Todo menos unidad. Finalmente Sergio Oso Leavy será candidato a senador nacional y  parece haber quedado en offside de cara a las elecciones provinciales. Javier David amagó hasta último momento y nunca presentó su candidatura. En el kirchnerismo están que arden contra el diputado nacional. Pasada la 1 de la madrugada entraron dos listas más para competir en esa categoría. Una la encabeza Walter Wayar y la otra Elia Fernández. 

En un tuit, la ex diputada Susana Canela (que iba a acompañar la candidatura de Javier David) explicó la jugada del legislador. 

En principio José Vilariño sería el único candidato a senador por ese espacio. Apareció en escena David y cambió los planes del Partido de la Victoria. La posible victoria de este último contra Vilariño obligó al Oso Leavy a salir a la cancha, dejándolo en su situación incómoda de cara a las elecciones provinciales y sus intenciones de ser candidato a gobernador por una eventual doble candidatura. 

“Se comió el amague”, advirtieron desde una de las tantos sedes en que se ultimó detalles para la confección de listas. Asesores y colaboradores de Leavy intentaron convencerlo hasta los minutos finales de que deponga su candidatura para no tener una candidatura testimonial y el tartagalense siguió

“No se baja porque nunca presentó la candidatura”, fue la respuesta que ensayaron del entorno de David. Cierto es que hay mucho malestar en el kirchnerismo local con la jugada de David. La concejal Lihue Figueroa lo acusó de aparecer en el espacio “para romper” la unidad. 

En la categoría diputados hay cuatro listas. Una la encabeza Lucas Godoy, otra Jorge Guaymás, Diego Arroyo y la última Diego Saravia. 

En este contexto, difícil resulta imaginar como harán los nueve partidos y demás agrupaciones para mantener la unidad en una alianza que comenzó con el pie izquierdo, con zancadillas y a los empujones.