Las claves del contundente triunfo de Gustavo Sáenz

0
245

Le sacó más de 20 puntos de diferencia a Leavy. Matemáticamente es imposible imaginar que el resultado cambie a principio de noviembre.

Dos cosas se repetían una y otra vez en los bunkers de Gustavo Sáenz y Sergio Leavy: que ocurra un triunfo amplio de Gustavo Sáenz en la Capital y una victoria cómoda de Sergio Leavy en el interior. La primera pasó, la segunda no. Esto terminó definiendo las elecciones. Un resultado que matemáticamente es imposible remontar. 

Vamos a las claves de este triunfo. Sáenz le sacó más de 130 mil votos de diferencia a Leavy. En Capital lo superó por 119 mil votos. La primera y más importante clave. El intendente fue profeta en su tierra. Le arrastró votos a sus precandidatos a intendentes y ellos a Sáenz. 

La ingeniería electoral de Leavy en el interior no caminó. La mayoría de sus precandidatos a intendentes ganaron. Pero Sáenz ganó en 17 de los 23 departamentos. Los salteños armaron su boleta. Los intendentes vitalicios, los múltiples denunciados fueron castigados en las urnas. 

La elección no se nacionalizó. Como en la mayoría de las elecciones en otras provincias, donde fueron desdobladas, la gente votó con una lógica provincial. Leavy centró su estrategia en que era el candidato de Alberto y Cristina. Solo le alcanzó para ganar la interna. 

Orán. Es uno de los departamentos más importantes de Salta. Donde se esperaba un triunfo de Leavy, Sáenz ganó por más de 4 mil votos. Fue el candidato más votado en 4 de los seis municipios. 

Matemáticamente es imposible que se revierta la elección. Ni sumando todos los votos de Isa y Elia Fernández (cosa que es difícil que suceda), Leavy alcanza a Sáenz. Esto sumado a la oleada triunfalista que generará el actual intendente capitalino en el interior.