IKBA está preparando su quiebra y dejará un tendal de afectados

0
451

El abogado Javier Latorre asegura que la constructora IKBA se va a declarar en quiebra para eludir las deudas con cientos de personas que soñaban tener su casa propia. Matías Desimone, responsable de la firma, se había comprometido, mediante la firma de un convenio, a resarcir a las víctimas pero solo cumplió con un porcentaje y después retrasó el proceso resarcitorio.

Javier Latorre explicó que la quiebra de IKBA parece no tener marcha atrás y recordó que en el mes de junio, algunos clientes suyos, afectados por presunta estafa de viviendas, firmaron un convenio a fin de buscar una solución pero Matías Desimone solo cumplió en dos meses con las deudas de dinero. Además, en algunos casos debía entregar terrenos y realizar construcción de casas pero ni siquiera cuenta con empleados para llevar adelante lo acordado.

“Mantuve innumerable reuniones para que cumpla pero siempre eludió y mintió. El mes pasado me blanqueo que para él (Desimone), era imposible cumplir con todas sus deudas y que solo concursaría la quiebra con lo que tiene, pero nadie sabe cuáles son sus bienes. Además, me dijo que me quedara tranquilo porque dejaría afuera del concurso a mis clientes”, aseguró Latorre.

Luego, el abogado confesó que la información no se la puede guardar porque todo Salta necesita saber lo que sucede ya que existe gente afectada que no tiene abogados y van a dejar un tendal de perjudicados. “Recomiendo homologar si es que tienen convenios firmados, embargar los bienes pero fundamentalmente pedir en la fiscalía de delitos económicos complejos que se acumulen las denuncias”, expresó.

Para el penalista, Desimone actuaría con ayuda de una prima escribana en donde harían un cambio de titularidad de la presidencia. “Esto tornaría el caso en los delitos de quiebra fraudulenta e incluso de asociación ilícita, dependerá de cómo se concursa y en qué circunstancias”, adelantó.

Finalmente, Latorre contó que existen cerca de cien denuncias remitidas por la Defensa del Consumidor a la fiscalía de delitos económicos complejos pero se negaron a acumularlas e incluso, investigar los cinco millones de pesos de cheques sin fondos, emitidos por IKBA. “La causa está paralizada por el perverso sistema de trabajo que tiene la fiscalía porque toda denuncia pasa por mediación penal lo que resulta ilógico, ya que la empresa incumple el sistema. Este esquema esta dado para hacer un filtro para celebrar un nuevo cuerdo que suspende el trámite penal. Va en contra de la naturaleza del fuero penal que es sancionatorio y no resarcitorio”, concluyó.