El oficialismo lleva la campaña a la Provincia para profundizar la polarización

0
303

A pesar de que a principios de año hubo un corto circuito entre la Nación y la Provincia ante la posibilidad del desdoblamiento electoral, finalmente hubo un acuerdo de paz entre ambas partes y se trazó una estrategia común. En principio, las directivas de Jaime Durán Barba es apostar a dos flancos: la polarización y la ambigüedad.

En cada intervención pública de los candidatos de Juntos por el Cambio es prácticamente imposible encontrar explicaciones, profundización de conceptos y hasta incluso promesas. Por el contrario, se repiten palabras como “pasado”, y los dardos están dirigidos a quienes ellos consideran como los enemigos de la patria, representados en el Frente de Todos y el sindicalismo.

A sabiendas de que apostar demasiado a fortalecer la imagen de Mauricio Macri sería realizar un desgaste que podría no ser efectivo, de cara a las PASO de agosto, el oficialismo mudó su estrategia de campaña a atacar al ex ministro de Economía y candidato a gobernador bonaerense, Axel Kicillof, como una forma de aumentar el tamaño de la grieta.

La profundización de la polarización ha sido más beneficiosa para el Gobierno que para la oposición y por eso, en este 2019, seguirán por ese camino. Pero a priori, el adversario parecía ya no ser la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner ni mucho menos Alberto Fernández que en un mano a mano podrían sacarle una luz de ventaja a Macri.

En este sentido, la estrategia ahora armar la guerra entre el binomio Kicillof-María Eugenia Vidal. Este objetivo tiene dos aristas: por un lado, la gobernadora es la dirigente con mayor imagen positiva de oficialismo y, por el otro lado, la provincia de Buenos Aires es el distrito más populoso del país. Por caso, una victoria en ese territorio podría decretar consecuentemente el triunfo en la Nación.

En este enfrentamiento, Juntos por el Cambio cuenta un aliado más que importante, que son los grandes medios afines al Gobierno que, ante cada tropiezo del ex ministro arman una novela de publicaciones para perjudicar su figura. Como en años anteriores, estas elecciones se definirán en la Provincia, y desde la Casa Rosada saben que, la única capaz de mover la balanza a su favor es la gobernadora y por ello apuesta a esconder a Macri.