Deserción se fue del oficialismo | Mónica lo hizo sin ruborizarse

0
201

Después de varios amagues, la conductora televisiva devenida en diputada blanqueó su salida. Con dos diputados, Pedro Sández y Luis Albeza, armó otro bloque. ¿Cuál es la jugada de Juárez?

Mónica Juárez anunció finalmente su ruptura con el bloque de diputados Salta Tiene Futuro. Venía amagando desde principios de año con su salida y coqueteando con legisladores de otros bloques pero no terminaba de animarse.

Ahora, pegó el portazo del bloque oficialista y junto a  Pedro Sández, quien se encuentra distante del gobierno de Sáenz, y el cerrillano Luis Albeza, armaron un nuevo bloque que bautizaron “8 de octubre”.

La diputada nunca estuvo en sintonía con sus compañeros de bancada. Primero se enojó porque sus pares no la eligieron para ser presidenta de la comisión de la Mujer. Luego cuando se definieron las autoridades de la comisión de Minería, donde armó tremendo escándalo por una comisión que aborda un tema central para la producción provincial. Inentendiblemente, de la noche a la mañana, Mónica, con una soberbia infundada, levantó la voz exigiendo dicho lugar, sin siquiera ser parte de la misma ni haber presentado algún proyecto al respecto. Quería ser presidenta de lo que sea a como de lugar.

Aunque, para apoyarse en algo, Moni se jacte de haber cosechado una buena cantidad de votos, es bueno hacerle saber que en este plano de la realidad no alcanza con un caudal de votos, los cuales están condicionados por la volatilidad del momento, sino que se necesitan planteos programáticos que prosperen gracias al acierto y el criterio para incorporarse como una solución a los problemas de la etapa.

“Entré a la política para construir una Salta diferente, donde las necesidades de todos sean tenidas en cuenta y todas las voces sean escuchadas”, explicó en una carta donde deja de manifiesto su fascinación por los lugares comunes y la falta de sentido de la orientación de la realidad económica y política en la cual se encuentra inscripta la Provincia.

Consolidando una figura despolitizada y personalista, que solo busca su propia salvación, Juárez, al no poder coexistir con esos atributos en las huestes oficialistas, realizó un movimiento que la coloca al borde del colaboracionismo con la oposición al gobierno, que ella misma dice defender; “mi esencia es saencista”, asegura, y al mismo tiempo se aproxima a un sector que se encuentra más cerca de poner palos en la rueda, que en ayudar a la gestión de gobierno.

Nada en político es ingenuo, y en los pasillos parlamentarios ya se hace rodar una versión explicativa que, por cierto, consta de alta base racional. Dicha, conjetura, parte de relaciones que son tan estrechas y que pueden rastrearse materialmente de acuerdo a los generosos aportes que realizó el hombre experimentado en el arte del pago de rentas para realzar su figura, y en las asiduas reuniones de las que participó ella junto al hijo del jefe del clan Godoy, a quien ayudó publicitariamente para que concrete su sueño de llegar al parlamento nacional.

Con sobradas muestras sobre su indecorosa conducta, y aunque por el momento dice tener su propio espacio, no se descarta que su insaciable ambición la esté arrimando al bloque Justicialista, a partir de la buena relación que tiene, tanto Sandez como ella misma, con el solitario “Indio” Godoy.  No sería descabellado.

Anibal Roldan

de OPINORTE