A un día del cierre de alianzas, se mueve todo el tablero político

0
344

Los radicales irán a la Rosada y quieren ampliar la base electoral de Cambiemos. Sergio Massa continúa negociando con el peronismo K para sumarse al frente opositor.

El armado de la fórmula presidencial de Cambiemos será uno de los temas que mayor atención despertarán a partir de esta semana, cuando comiencen las negociaciones entre el Gobierno y sus socios radicales, quienes presionan para posicionar a un referente de su partido como vicepresidente, acompañando al presidente Mauricio Macri.

El radicalismo se muestra envalentonado debido a que los escasos resultados positivos recogidos hasta el momento por Cambiemos en las elecciones celebradas en distintas provincias vinieron de la mano de un representante de la UCR.

El domingo, Gerardo Morales obtuvo la reelección como gobernador de Jujuy y se transformó en el primer triunfo grande de la coalición, sumado al éxito en las legislativas provinciales de Corrientes donde, bajo el sello ECO, la coalición consiguió una clara victoria, muy celebrada por el gobernador radical Gustavo Valdés.

La victoria de Morales refuerza su gravitación dentro de la UCR y el mandatario ya anunció que la usará hoy en la Casa Rosada para bregar por la ampliación de Cambiemos.

El reelecto gobernador quiere hacerse oír en el círculo rojo para incorporar a Roberto Lavagna a la coalición, a dirigentes del peronismo no kirchnerista, e incidir en la elección de un radical como vice para cerrar la fórmula de Mauricio Macri.

“Nos está faltando más peronismo”, había dicho el radical el domingo por la mañana al afirmar que “es imposible gobernar sin un amplio consenso hoy”.

“Soy genéticamente frentista, hemos conformado un frente muy amplio, que incluye al radicalismo, al peronismo, al PRO; pienso que debemos tener un espacio más amplio”, propuso Morales.

Esta semana, Valdés, Morales y el gobernador mendocino (y titular del partido), Alfredo Cornejo, comenzarán a trabajar en ese diseño junto al resto de la mesa de acción política creada en la convención, integrada por la diputada radical Alejandra Landan (cercana al vicegobernador Alfredo Cornejo), Emiliano Yacobitti (en representación de Enrique “Coti” Nosiglia) y Ernesto Sanz, quien rechazó una oferta para ser vice de Macri.

Desde el seno del partido radical entienden que el compañero de fórmula del presidente debe salir de ellos, ya que la fuerza territorial que posee es la que le puede sumar votos a Cambiemos a nivel nacional.

Cornejo indicó que los nombres para acompañar al presidente Macri en su fórmula de cara a las elecciones de octubre, se van a empezar a hablar “entre martes o miércoles”, pero agregó que “las definiciones van a estar más entrada la semana, o la próxima”.

12 de junio  es la fecha clave. Hasta el último minuto de mañana se podrán presentar las alianzas.

22 de junioes el último día para presentar las listas de candidatos por cada una de las alianzas

En ese sentido, el diputado radical tucumano José Cano afirmó ayer que “un hombre o una mujer” de la UCR tiene que acompañar a Macri en la fórmula presidencial y destacó que “Cambiemos tiene que transformarse definitivamente en una coalición de gobierno”.

“Lo hablamos con el ministro del interior, con el jefe de Gabinete (Marcos Peña) y con el Presidente”, remarcó Cano.

En ese sentido, aseguró que “el radicalismo tiene muchísimo para aportar en territorialidad y un hombre o mujer del partido tiene que acompañar la fórmula presidencial”.

Además, el diputado fue tajante con la postura del radicalismo en el armado de la fórmula presidencial de la coalición gobernante: “Nosotros no vamos a enterarnos por los medios de las estrategias o de las decisiones que se tomen de cara a este proceso electoral”.

Para Cano, “ha habido un punto de inflexión y el radicalismo va a estar sentado, con (los gobernadores) Gerardo Morales, Alfredo Cornejo y Gustavo Valdés en la mesa donde se decide absolutamente todo en el proceso electoral que se viene y las políticas públicas”.

También sostuvo que el Gobierno debe realizar un análisis de “las cosas que se han hecho bien, las que pudimos cumplir y en las que no se debe rectificar”.